Con el invierno invadiéndolo todo // Febrero // ¿Adiós Tony?

Ir abajo

Con el invierno invadiéndolo todo // Febrero // ¿Adiós Tony?

Mensaje por Charles Grayson el 25/3/2013, 14:42

Despedirse nunca es fácil. No lo es, porque decir adiós es una palabra demasiado corta, y las palabras cortas suelen hundirse de manera demasiado profunda en la piel. Adiós, así de simple, tan corta como Amor u Odio. Todas ellas palabras cortas, así como Dios. Palabras que se clavan en los lugares más profundos del corazón, esos lugares ocultos que a veces ni uno conoce y que luego de años puede llegar a vislumbrar. O que quizás nunca encuentra.
Hoy me despedí de Tony. Despertó de su coma hace unos días ya, pero no lo había visto. Sí había hablado por teléfono con él excusándome con algunas cosas que tenía que hacer antes de viajar a NY. Sí, le conté de mi viaje para que estuviese listo a lo que se venía, pero nada más. Lo demás se decía a la cara.
Hacía un frío polar cuando salí hacia el automóvil para ir al hospital. Le llevaba de regalo esos chocolates de trufa que tanto le gustaban y un oso de peluche. Nunca había hecho esto, jamás, y nunca antes en mi vida había estado tan nerviosa. Era un mal nervio, no de ese nervio agradable que aprieta el estómago antes subir a un escenario. No, era un nervio que estrujaba cada pedazo de fibra como si se pensara que se cometía un error, sólo que estaba casi segura que no era un error. Dios me había dicho que este era el camino como las cosas tenían que ser... aunque doliesen. ¿Cómo describir su mirada cuando me vio llegar? Esa mirada me partió el corazón en dos. Era una mirada alegre, como si en mí él viera la luz... ¿Sería acaso que él es capaz de verlo? ¿Puede ser que él vea... lo que pasó?. En ese momento no me hice estas preguntas, pero ahora veo que no parecen tan absurdas. En fin, ahí, con él en esa cama. Lo darían de alta mañana, lo cual era una buena noticia. Solos los dos, sin sus padres ni hermanos ni amigos de la banda. Sólo los dos frente a frente. Y a mí la primera palabra que se me sale es un "Te quiero tanto". ¿Por qué, por qué digo esas cosas así sin pensar? Pero es tan real... lo quiero tanto. Bueno, y luego el trabalenguas. Hablé rápido y él parecía seguirme. Su rostro mutaba conforme yo explicaba "Dios tiene otros planes, ambos muy diferentes para nosotros. Lo vi, o mejor dicho lo oí, lo siento, aquí, en mi corazón... ¿otro? no, no hay otro". Yo lloraba como si se me fuera el alma a los pies, y terminamos con él abrazándome y consolándome porque yo lo estaba terminando. ¡Qué dirá Amaia cuando se lo comente!. Cuando por fin me pude despedir, comiéndome al paso la mitad de los chocolates que yo le llevé, pasé frente a la tienda de regalos del hospital y vi una tarjeta que TUVE que comprarme. La vi y pensé: ¿será una señal? Porque él se parece mucho a Tony... ¿no? (también se podría parecer a Thomas, pero si me pongo a escribir de él no acabo. Ya tengo como diez diarios que dicen Thomas en cada página). Ay, estoy confundida.

Dios, dime, dime si estoy bien, por fa, dime. Si yo y Tony no debemos estar juntos mándame una señal. Una señal clara, una señal que diga: no, él no, y no una como la que estoy viendo en la pantalla de Facebook, donde Tony escribe en su estado "última noche en el hospital... mañana a tomar la guitarra". ¿Ya me olvidó, así de simple? Ah, y claro, ni hablar del hecho de que cerré mi muro al sacarme de "una relación". Mi ícono de mensajes privados tintinea y me han llegado unos cuantos WA de mis amigas de colegio.

Ufff... ya, desvarío, mejor voy a rezar, a comer unas oreos y a dormir.

¡A una semana de ir a NY! Sólo sueño con una hamburguesa giganteeeeeeeee...

~M.T~


- La tarjeta comprada en la tienda de regalos del hospital <3-


avatar
Charles Grayson

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 11/03/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.